A propósito de Vigalondo y unas cuantas ideas al aire

    

    Básicamente estoy bastante de acuerdo en el texto de marras de Nacho Vigalondo.
    Y aquí viene el pero, hay otro tema que nadie parece plantearse:
    si queremos que las telcos paguen esa parte, ¿cómo van a saber quién utiliza la conexión para descargar y quién no, cuáles son legales y cuáles no, etc?
    Más que nada porque la única manera de que hagan eso es que puedan acceder a todos nuestros movimientos a través del ordenador, y eso va totalmente en contra de la privacidad.
    Además, que sigo sin verle sentido, porque:
a) pagamos una tarifa plana independientemente de la cantidad de datos que subamos o bajemos
b) las telcos proveen de un SERVICIO. Es decir, ¿alguien se plantea lo mismo para las llamadas telefónicas?, ¿me vas a cobrar un canon si yo utilizo una llamada para cerrar una negociación y no me lo van a cobrar si lo hago para quedar con mi vecina?

     Ojo con eso, porque no es tan sencillo. Y la reunión de Álex de la Iglesia con los internautas no va a servir de nada, porque se va a “decidir” que tienen que pagar las telcos. Y las telcos van a decir que si tienen que pagar, ellos van a priorizar los bits a quien le dé la gana. Y volvemos de nuevo a la neutralidad en la red.
¿Os acordáis cuando decían que los videoclubs iban a acabar con el cine? Manda huevos.

    Sigo pensando que es mucho más un problema de costes de la industria del cine y de la industria de la música que de Internet. Me recuerda demasiado a cien mil escribanos copiando libros, protestando por esa máquina infernal y justificándolo con que no sólo es la industria de los escribanos, sino también la de la tinta, y la de las plumas, y la de los escritorios…
    Los cineastas siguen pensando, y generalizando, que es gerundio, que su misión, aplicándolo al punto de vista empresarial, es vender hielo. Y no, lo que venden es frío. Cuando se den cuenta de eso, darán un paso más hacia la solución.
    El primero problema a solucionar es el jurídico: las cadenas de televisión están utilizando al cine para no enfrentarse al problema de que, por un lado, han de renegociar sus contratos -y pagar más- para poder ofrecer contenidos en tiempo real -o casi- en España. Y claro, ahí es donde entra el tema de los doblajes y la versión original. 

    ¿Y hasta dónde interesa Netflix a las cadenas?, ¿por qué no construirlo ellas mismas?, ¿siguen prefiriendo comprar contenidos de calidad externos que no producirlo ellos?

    Seguir reduciendo esto a una pelea cine vs. internautas hacer una película demasiado cutre.
Advertisements

Comenta, y tal...

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s